A partir del 30 de abril, todas las aplicaciones de Facebook dejarán de funcionar en miles de teléfonos a nivel global. El catálogo incluye Instagram, Messenger y la propia app de Facebook.

Esta decisión responde al abandono absoluto de la plataforma desarrollada por Microsoft en esta década, la que nunca se posicionó como una opción viable frente al crecimiento exponencial de Android y el seguro mercado de iOS. A diferencia de Google y Apple, Windows Phone nunca contó con una comunidad de desarrolladores y empresas interesadas en desplegar servicios. En 2016, la gigante de Redmond decidió detener la producción de nuevos dispositivos con Windows Mobile.

Sin soporte, era evidente que los desarrolladores comenzarían a alejarse de la plataforma. Ya en 2017, la red social de mensajería WhatsApp había retirado el soporte para este sistema y para los smartphones con software propio de Balckberry.

A raíz de su fracaso en esta comunión entre hardware y software, y ante la falta de aliados en esta aventura, Satya Nadella decidió reenfocar el esfuerzo de los desarrolladores en servicios de nube y presencia multiplataforma. Tras esa jugada, Microsoft recuperó el camino de la innovación y lograron deshacerse de un lastre.

El mismo Joe Belfiore, pieza importante en el desarrollo de Windows Phone y Mobile, ha mencionado en Twitter que el soporte y las actualizaciones para este sistema operativo cesarán en diciembre de 2019, confirmando la inminente desaparición de un entorno que nunca encontró su sitio en el mercado de móviles.

Comentarios

comments

A %d blogueros les gusta esto: